MIAMI -- Ken Griffey Jr. disparó el lunes el cuadrangular número 600 en su carrera, para convertirse en el sexto bateador en toda la historia que alcanza ese hito, en el juego que los Rojos de Cincinnati ganaron por 9-4 a los Marlins de Florida.

El toletero estelar de los Rojos encontró un lanzamiento del zurdo Mark Hendrickson en el primer inning con un out, remolcando a Jerry Hairson, quien se encontraba en la antesala.

Con cuenta de 3-1, Griffey envió la pelota a 413 pies del plato, hasta las butacas del jardín derecho. Ahora, el zurdo persigue la marca del dominicano Sammy Sosa, ex astro de los Cachorros de Chicago, quien es el quinto mejor jonronero de la historia con 609 leñazos.

Griffey se unió a Barry Bonds, Hank Aaron, Babe Ruth, Willie Mays y Sosa, en el exclusivo club de bateadores con 600 bambinazos o más en su vida.

El astro de 38 años fue ovacionado por el poco público que asistió al parque, 16.003 personas, y respondió saliendo del dugout de los Rojos y quitándose el casco para agradecer los aplausos.

Fue el último partido de una serie de ocho de los Rojos como visitantes. Cincinnati volverá a su casa el martes por la noche, para enfrentar a los Cardenales de San Luis.

Hubo controversia en el graderío después del jonrón. Justin Kimball, un espectador de 25 años, quien reside en Miami, dijo que capturó la pelota del vuelacercas y la colocó en una gorra de estambre, que le fue después arrancada de las manos. El aficionado relató que alguien huyó con la bola.

La policía dijo que había encontrado al espectador con la pelota y analizaría una grabación en video para determinar si las acusaciones de Kimball eran fundadas.

Sin embargo, los Marlins informaron que las Grandes Ligas habían autentificado la pelota con la que Griffey bateó el vuelacercas. La reliquia fue presentada por un hombre que sólo se identificó como Joe.

Griffey no ha disfrutado muchos momentos de gloria en las Grandes Ligas desde que los Rojos lo contrataron, procedente de Seattle, en el 2000. El jonrón 600 es quizás su primer gran logro con Cincinnati y posiblemente uno de los últimos, dado que está en el año final de su contrato.

Y el toletero se tardó mucho en dar el batazo histórico.

Griffey, uno de los bateadores más productivos de las Grandes Ligas antes de que las lesiones afectaran su carrera, comenzó esta campaña con 593 cuadrangulares.

Se tardó 216 turnos para llegar a la cifra anhelada. No conectaba jonrón desde el 31 de mayo.

En el partido, Paul Bako conectó dos jonrones por primera vez en su vida -un garrotazo de tres carreras y otro de dos-, mientras que Brandon Phillips añadió un cuadrangular en solitario para apoyar la labor del dominicano Edinson Vólquez (9-2), quien recibió tres carreras en seis episodios.

Griffey bateó de 4-1, con un ponche y un pasaporte intencional. Abandonó el encuentro a la mitad de la octava entrada.

Hairson dejó el terreno a la mitad del primer inning, tras sufrir una fractura del pulgar de la mano izquierda, cuando se robaba la segunda base.

Hendrickson (7-4) admitió seis carreras --cinco limpias-- y cinco imparables en dos entradas y un tercio. Mike Jacobs jonroneó por Florida.

Por los Rojos, los dominicanos Edwin Encarnación de 3-1 con dos anotadas, Edinson Vólquez de 3-0.

Por los Marlins, el dominicano Hanley Ramírez de 4-1 con una anotada. Los mexicanos Jorge Cantú de 5-1 con una impulsada, Alfredo Amézaga de 1-0.