(Getty Images)

ANAHEIM - Si usted se sorprendió al enterarse que los Angelinos aparecieron en escena de último minuto y firmaron a Josh Hamilton, no fue el único.

A Hamilton también le cayó por sorpresa.

"Por supuesto que me sorprendió", dijo Hamilton acerca de la decisión de último minuto de los Angelinos de ir tras él mientras era presentado oficialmente el sábado.

"Les gusta ser agresivos y lograr lo que se proponen".

Con Hamilton, los Angelinos lograron lo que se propusieron de una manera en la que ningún otro equipo, especialmente el club más reciente del cañonero, lo haría. En el proceso, asumieron un gran riesgo al adquirir a un talentoso jardinero con un pasado de altibajos, firmando al ex JMV a un contrato de cinco años y $125 millones, que incluye una cláusula completa que prohíbe que el jugador sea canjeado a otro equipo y no ofrece un lenguaje especial que proteja a los Angelinos en caso de un desplome.

Pero al mismo tiempo, la maniobra le da al manager Mike Scioscia uno de los lineups más poderosos de todo el béisbol en 2013, le brinda al gerente general Jerry Dipoto la oportunidad de tratar de adquirir a un pitcher abridor vía cambio y le da al dueño del club, Arte Moreno, una oportunidad legítima de ganar su primer título desde que asumió las riendas del equipo en el 2003.

"Tener la oportunidad de contar con uno de los mejores peloteros de todo el béisbol e integrarlo a nuestro equipo", manifestó Moreno, "creo que fue una gran inversión".

Hamilton apareció en la Zona ESPN en el centro de Disney poco antes del medio día el sábado, primero para saludar a los 500 fanáticos de los Angelinos que se reunieron por fuera y luego para hablar con los medios desde un podio improvisado.

Con su esposa, Katie, y sus cuatro hijas -- Julia, Sierra, Michaela y Stella - en la audiencia, Hamilton habló de la oportunidad de tener como compañeros al astro dominicano Albert Pujols y al novato sensación Mike Trout, acerca de jugar en el Sur de California y de su salida de los Rangers.

"Se siente bien cuando inicias un nuevo capítulo en tu vida", expresó el jardinero de 31 años, "y esto es emocionante".

Al final de su temporada del 2012, la derrota en el juego a ganar o morir entre ganadores del Comodín ante los Orioles que coronó un colapso de final de temporada, Hamilton dijo abiertamente que los Rangers recibirían la primera oportunidad de firmarlo. Cuando se le preguntó por qué los Rangers no aprovecharon esa oportunidad, Hamilton respondió, "Les mentiría si les digo que no me molestó un poco el hecho de que nunca se apuraron para concretar algo".

Luego le dio la palabra a su esposa, quien tenía una mejor manera de explicarlo.

"Si vas a salir con alguien y quieres que esa persona sea tu hombre o tu mujer, entonces de un momento a otro tienes que hacerlo oficial, la gente tiene que saber que quieres estar con esa persona", indicó Katie.

"Ellos nos dejaron salir con otras personas y nos dejaron ir".

Luego Hamilton opinó: "Lo que ella dice es que, debieron haber entregado el anillo de compromiso'".

Texas esperaba retener a Hamilton, que ayudó a los Rangers a disputar la Serie Mundial en 2010 y 2011.

Al enterarse que Hamilton habia decidido jugar en Anaheim, el gerente general de Texas, John Daniels, dijo que estaba decepcionado "hasta cierto punto".

"Es un negocio, y cada uno tiene que tomar sus propias decisiones", señaló.

Los Angelinos tuvieron su primer acercamiento con Hamilton, su familia y sus representantes el pasado 4 de diciembre durante las reuniones invernales en Nashville, Tenesí.

Seis días después, en medio de su viaje a Nueva York, Moreno, su esposa, Carole, y el presidente John Carpino hicieron una parada en Westlake, Texas, para entrevistarse con Hamilton por más de cuatro horas.

Los Angelinos querían cerrar el trato ahí mismo, pero Hamilton necesitaba tiempo.

"Nos lanzamos con todo sabiendo de antemano la clase de jugador que es, porque todos saben la clase de pelotero que es, y tratábamos de conocerlo como persona", señaló Carpino. "Quedamos impresionados con él".

Para la tarde del miércoles, los Angelinos habían decidido agregar un quinto año mientras ningún otro club se atrevía a hacerlo. Hamilton se vio presionado para tomar una pronta decisión.

Y para las 6 p.m., el cañonero aceptó. "No soy muy paciente", admitió Moreno. "Una vez que ofrezco años y dinero a una oferta, realmente nos expone. Entonces sólo pregunté, '¿habrá un equipo que nos eche a perder esta oferta?'".

Nadie lo hizo. Hamilton aceptó, antes de que los Rangers tuvieran la oportunidad de igualar la oferta.