Eduardo Núñez.

NUEVA YORK -- Las pifias de Eduardo Núñez se producían con tanta frecuencia que el dominicano se ganó un apodo despectivo con las tres primeras letras de su apellido y la palabra error: "NUN-E".

En el escaso tramo de temporada transcurrido, la defensa de Núñez parece haber mejorado ostensiblemente, luego de sus conocidos problemas para fildear roletas y hasta hacer el tiro a la primera base.

¿Cuán atroz era la situación? Núñez cometió 18 errores en 66 partidos como torpedero entre 2011 y 2012. Previo a la jornada del sábado, con 11 juegos en la posición este 2013, acumula un error.

Este es un alentador indicio para los Yanquis de Nueva York, ya que el torpedero asume un perfil más importante tras la confirmación de que el regreso Derek Jeter tardará mucho más tiempo de lo previsto, hasta después del Juego de Estrellas. "Perdimos a un líder, al capitán", dijo Núñez. "Es algo penoso para nosotros. Son cosas que no queremos que pasen. Ojalá que pueda volver pronto y sano".

Surgido de las menores del equipo, Núñez fue señalado como el heredero de Jeter --de 38 años-- en el campocorto de Nueva York y desde su debut en 2010 le han ido preparando en ese sentido.

Pero todo este tiempo ha tenido que desempeñarse en diversas posiciones.

La pasada temporada, al tocarle disputar 38 juegos divididos en dos ciclos, Núñez jugó en el campocorto, intermedia, antesala, el jardín izquierdo, el derecho y hasta fue bateador designado. Fue titular en cada tarea, salvo en el bosque derecho. Fue uno de ocho jugadores que se desempeñó en tantas posiciones en 2012.

Con Jeter descartado para el inicio de la temporada y ahora para lo menos otros tres meses debido a una lesión en el tobillo izquierdo, Núñez ha sido instalado exclusivamente como torpedero. El gerente Brian Cashman afirmó que no se plantean realizar canjes para adquirir a otro campocorto. Los Yanquis también han empleado a Jayson Nix, pero el dominicano es la figura.

Su rango dentro del equipo se aprecia por el sitio donde ahora se ubica su casillero: al lado del segunda base Robinson Canó.

El manager Joe Girardi cree que Núñez se ha beneficiado con un enfoque exclusivo en el campocorto, en vez de ser un utility.

"Ha hecho un trabajo magnífico, se preparó e hizo los ajustes para concentrarse en una posición", dijo Girardi. "Los utility empiezan como torpederos y luego pasan a otras posiciones. Creo que ahora que siente más cómodo consigo mismo como torpedero que el año pasado":

También recalca la juventud de Núñez, de 25 años, con mucho margen para mejorar.

"No olviden que todavía es un chico", indicó Girardi.

Si bien los Yanquis se conforman con una defensa con garantías, un extra sería producir mejores números ofensivos. Bateó para .272 (26 hits en 89 turnos) en 2012, pero apenas registra .206 (7 hits en 34 turnos) este año.

Núñez confía que su bate responderá en las próximas semanas. Mientras tanto, disfruta la confianza que Girardi y los Yanquis le han dado: "Me siento bien contento con lo que él diga. Esto es lo que siempre he querido hacer".