Melky Cabrera. (Paul Sancya/AP)

TORONTO - Melky Cabrera parecía ser el candidato ideal para ocupar el puesto de segundo bate en el lineup de los Azulejos. Pero como casi todos los demás aspectos de la campaña de Toronto, las cosas no han salido como se esperaba.

Cabrera encajaba perfectamente porque se embasaba, bateaba con poder para extrabases y su velocidad era por encima del promedio.

Pero en el mes de abril, Cabrera sólo mostró breves destellos de dichas habilidades.

"Cuando veo a Melky, creo que está algo desbalanceado. Creo que su timing no está bien, está desbalanceado y se está inclinando hacia atrás", dijo el manager de los Azulejos, John Gibbons.

La preocupación principal de Toronto con respecto a Cabrera se trata de la escasez de extrabases. En 27 partidos, Cabrera sólo ha conectado tres extrabases -- el último fue en medio de la reciente serie del club en Baltimore --- a pesar de que encabeza al equipo con 26 imparables.

Aunque los números de pretemporada usualmente son irrelevantes, en los entrenamientos, Cabrera les mostró todo lo que los Azulejos buscaban cuando firmaron al quisqueyano de 28 años de edad durante la temporada baja.

Pero desde que se enfrentó a un Roy Halladay en Filadelfia el 30 de marzo en el último partido de exhibición de Toronto, Cabrera no ha sido el mismo.

"Le hizo swing a una bola y lo golpeó en el muslo y de ahí cayó en un mala racha", dijo Gibbons, quien considera que ese momento fue lo que dañé el balance y afectó el timing de Cabrera.

"Lo clave es el balance… Cuando empiezan a echarse para atrás, empujando con la pierna de atrás porque están tarde, eso resulta en muchos elevados y lanzamientos abanicados".