PITTSBURGH-- Michael Wacha escuchó sin duda el coro de 40.000 espectadores vestidos de negro, quienes trataban de recordarle que un lanzador de 22 años no suele soportar la presión de un juego de vida o muerte en los playoffs. Pero mientras más arreciaban los gritos en el PNC Park, más dominante lucía el pitcher.

"En cierto modo me gusta esto", dijo Wacha respecto de los gritos de los espectadores. "Me inyecta adrenalina y trato de usarlo a mi favor".

Wacha tiró un juego sin hits hasta el octavo inning y los Cardenales de San Luis sacaron a relucir su estirpe de octubre al vencer el lunes 2-1 a los Piratas de Pittsburgh para forzar un decisivo quinto juego en la serie de primera ronda de los playoffs de la Liga Nacional.

La victoria de los Cardenales empató la serie y les dejó con marca de 7-1 en los últimos tres años en partidos en los que están al borde de la eliminación.

Pedro Álvarez sacudió su tercer jonrón de la serie. El batazo del dominicano, con un out en la octava entrada, fue el único de hit de Pittsburgh en el juego.

Wacha y el bullpen de San Luis hizo valer el jonrón de dos carreras bateado por Matt Holliday. En su última apertura de la temporada regular, Wacha se quedó a un out del juego sin hit.

Trevor Rosenthal se encargó del noveno inning. Concedió un boleto con dos outs para darle suspenso al final, pero retiró a Andrew McCutchen con un elevado para su primer rescate de postemporada.

El quinto juego será el miércoles en San Luis, cuyo as Adam Wainwright abrirá por los dueños de casa. Los Piratas colocarán en el montículo al novato Gerrit Cole.

Ambos lanzadores ganaron juegos la semana pasada, en esta serie.

Los Cardenales conectaron apenas tres hits pero eso les bastó. Holliday pegó dos de los imparables, incluido un vuelacerca ante Charlie Morton.

Wacha ponchó a nueve rivales y dio un par de boletos. El derecho de 22 años no permitió que un solo enemigo se embasara sino hasta la sexta entrada, cuando obsequió una base por bolas a Russell Martin.

El 24 de septiembre, cuando Wacha estuvo a punto de lanzar un juego sin hits ante los Nacionales de Washington, toleró sólo un sencillo de Ryan Zimmerman, cuando había dos outs del noveno inning.

Se quedó cerca de brindar una actuación incluso mejor, frente a una multitud hostil que no dejó de corear su nombre para distraerlo, deseosa de que los Piratas avanzaran a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por primera vez en 21 años.

Pero los bateadores de Pittsburgh tuvieron enormes dificultades para encontrarle la pelota a Wacha, quien maniató con serenidad a la alineación de los Piratas como si estuviera en un entrenamiento de pretemporada, no en un tenso partido donde estaba en juego la eliminación.

"Creo que tenemos a jugadores talentosos y con mucho carácter, que están motivados, se apoyan mutuamente y no se rinden", dijo el manager de los Cardenales, Mike Matheny. "Es una combinación difícil de encontrar".

Al combinar con maestría la recta y el cambio de velocidad, Wacha confundió a los Piratas desde el momento en que subió a la lomita.

Álvarez dio al fin un motivo de celebración para los espectadores en el PNC Park, al sonar su jonrón, y Wacha siguió dando un boleto a Martin en cuatro lanzamientos. El dominicano Carlos Martínez entró al relevo y el receptor boricua Yadier Molina hizo una jugada clave, al retirar con un tiro al corredor emergente Josh Harrison, cuando trataba de robarse la intermedia.

Martínez ponchó al venezolano José Tábata para poner fin al octavo inning, y Rosenthal comenzó el noveno. Neil Walker recibió un boleto con dos outs, antes de que McCutchen fuera el out 27.

"Me hizo un buen lanzamiento", dijo McCutchen. "Me hubiera gustado conectarlo mejor. Hubiera sido un gran final".

Por los Cardenales, los puertorriqueños Carlos Beltrán de 2-0 con una anotada, Molina de 4-0.

Por los Piratas, los dominicanos Starling Marte de 4-0, Álvarez de 3-1 con una anotada y una producida. El venezolano Tábata de 1-0.