Justin Verlander. (Ben Margot/AP)

DETROIT, Michigan -- Una temporada de altibajos se compuso al final para Justin Verlander.

Durante meses, el derecho de Detroit aseguró que estaba cerca de volver a ser el pitcher dominante que ganó un Cy Young y fue elegido Jugador Más Valioso. Aunque muchas veces pareció una falsa esperanza, Verlander tuvo su mejor desempeño cuando los Tigres más lo necesitaron.

Por segunda temporada consecutiva, Verlander lanzó en el quinto partido de la serie divisional. La noche del jueves pitcheó ocho entradas magistrales para eliminar a Oakland y puso a Detroit en su tercera serie de campeonato consecutiva de la Liga Americana.

"Yo sabía al comienzo que las cosas no andaban bien este año, y luché para hacer ajustes a la mitad de los juegos y al final. Realicé mucho trabajo en el bullpen", dijo Verlander. "Uno no quiere pensar mucho sobre esto, pero es difícil cuando tratas de hacer que algo funcione. Sin embargo, fue bueno lograrlo en el último mes".

Un año después de ganar el gallardete de la Liga Americana, los Tigres enfrentarán a Boston en la Serie de Campeonato. La última vez que Verlander enfrentó a los Medias Rojas fue en junio, cuando laboró sólo cinco entradas y vio empeorar su efectividad a 3.90.

Ciertamente, esta campaña fue inusitada para Verlander, el Jugador Más Valioso de 2011. Tuvo una foja de 13-12, y los Tigres perdieron casi todos los juegos en que su abridor se fue sin decisión.

Detroit tuvo un récord de 14-20 en las aperturas de Verlander, eclipsado por su compañero Max Scherzer, quien ostentó una foja de 21-3 y es el favorito para embolsarse el Cy Young de este año en el Nuevo Circuito.

El manager Jim Leyland eligió a Scherzer para abrir el primer encuentro de la postemporada, una decisión apoyada públicamente por Verlander. Pero después de que Detroit quedó abajo en la serie, se requirió que Scherzer trabajara como relevista en el cuarto juego.

Así, Verlander quedó con la misión de lanzar el encuentro del jueves, el definitivo de la serie.

Hace un año, blanqueó a los Atléticos en el quinto partido de la serie divisional, y su actuación del jueves fue casi una calca de aquel triunfo. Verlander admitió dos imparables en ocho innings, en los que recetó 10 ponches, para que Detroit se impusiera por una blanqueada de 3-0.

"Él siempre responde en estas ocasiones", dijo Scherzer. "Nosotros sabíamos que en el quinto juego él iba a aportar esto. Es bien complicado para los rivales. Su recta y su cambio de velocidad... fueron notables".

Verlander lanzó también siete innings de blanqueada en el segundo juego, una derrota ante los Atléticos. Y es el primer pitcher que actúa en una serie de postemporada sin admitir una sola carrera al laborar por lo menos 15 innings desde que Mike Hampton lo hizo con los Mets de Nueva York en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, en 2000, de acuerdo con la firma STATS.

Su dominio sobre los Atléticos ha sido sobresaliente. Verlander permitió un jonrón de Coco Crisp en el primer compromiso de la serie divisional del año pasado y los Atléticos no le han anotado una sola carrera en los playoffs desde entonces. Les ha impedido que anoten en 30 innings consecutivos en la postemporada.

"Algunas veces, alguien puede lanzar muy bien contra cierto equipo y ser apaleado días después contra alguien más. Esto es algo difícil de pronosticar", dijo Leyland. "Pero cuando él anda bien, puede lograrlo contra cualquiera".