Torii Hunter tratando de hacer la atrapada sobre el muro.

DETROIT -- Torii Hunter se sentía algo adolorido pero de buen ánimo el lunes, un día después que se cayó de cabeza en el bullpen de Boston en un esfuerzo inútil para atrapar el grand slam de David Ortiz que empató el segundo juego de la serie de campeonato de la Liga Americana.

El jardinero derecho indicó que estará en condiciones de jugar el martes en el tercer partido, pero señaló que la pausa del lunes llegó en el momento ideal.

"Me siento como si hubiese jugado un partido de fútbol americano", dijo Hunter. "Voy a que me den un masaje y tratamiento y darme un baño caliente. Voy a estar bien".

Hunter se jugó el físico al correr hacia atrás en busca de atrapar el batazo de Ortiz, luego de medir mal la trayectoria de la pelota. Su impulso provocó que traspasara un muro que no es muy alto, pero pudo seguir jugando.

"Me pegué contra la parte alta del muro, me golpeé las costillas y quedé sin aliento", contó Hunter. "Me dijeron que caí de cabeza y cosas así. No me enteré de nada, estuve mareado durante un minuto".

Hunter añadió que perdió la trayectoria de la pelota en luces mientras corría.

Reconoció que estaba adolorido el lunes. Bromeó cuando le preguntaron sobre si se había sometida a una prueba para determinar si sufrió una conmoción, diciendo que era de la "vieja escuela". Pero luego indicó que era un riesgo que tomaba con seriedad.

"Dentro de 30 años, si me olvido cómo se maneja una bicicleta, eso no es problema", bromeó Hunter. "Miento. Me pueden sacar, pero no voy a perder el juicio. Iré a que me atiendan, realizar una pruebas y ya veremos. Tengo un dolorcito de cabeza, pero voy a estar bien".