Michael Wacha

BOSTON -- En apenas su segundo año como lanzador profesional, Michael Wacha se ha convertido en toda una sensación del montículo con los Cardenales.

Con tan sólo 22 años y una recta que con consistencia supera las 95 millas por hora, el derecho ha pasado de ser un buen prospecto de San Luis a formar parte de la rotación y ser nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

El jueves, Wacha se subirá al montículo para el Juego 2 de la Serie Mundial para medirse a los Medias Rojas en el Fenway Park.

"Trato de no pensar mucho en eso, sino llegar a cada juego con la misma mentalidad", dijo Wacha sobre el reto de iniciar su primer partido en un Clásico de Otoño. "Trato de no perderme demasiado en esas cosas. Ahora mismo trato de enfocarme en la próxima salida (del jueves) y partir de ahí".

Wacha sí ha lucido enfocado en sus tres aperturas de postemporada. En la primera, con los Cardenales contra la pared en la Serie Divisional contra Pittsburgh, el oriundo del estado de Iowa no permitió hit hasta el octavo inning para ayudar a San Luis a preservar su temporada. Y en dos salidas ante los Dodgers en la segunda ronda, dejó en blanco a Los Angeles en 13.2 innings, en los que permitió siete hits y ponchó a 13 bateadores.

Además de su recta bien localizada, Wacha ha sabido triunfar con un cambio de velocidad y una curva que va en desarrollo.

"Sabe ejecutar sus pitcheos; se reduce todo a eso", dijo el manager de los Cardenales, Mike Matheny. "Es alguien que puede llegar (casi a las 100 millas por hora), lo cual lo pone en un grupo aparte. Pero sabe localizar.

"Tiene buen sentido de cuándo tiene que usar diferentes porciones del plato y cuándo necesita expandir la zona (de strike). Esas son cosas que son difíciles de enseñarle a un lanzador joven".

Curiosamente, Wacha fue elegido por los Cardenales en la primera ronda del draft amateur del 2012, con una selección de compensación que recibió San Luis de los Angelinos cuando el equipo de Anaheim firmó como agente libre al dominicano Albert Pujols.

Después de brillar en la Universidad de Texas A&M, Wacha se destacó en el sistema de liga menor de los Cardenales, subiendo de Clase-A Avanzada a Triple-A entre el 2012 y el 2013.

Durante su segunda estadía en Grandes Ligas este año, el diestro fue colocado en la rotación de San Luis en septiembre. En cinco aperturas en dicho mes, Wacha tuvo 2-1 con promedio de carreras limpias de 1.72 y 28 ponches.

En lo que va de esta postemporada, lleva efectividad de 0.43 (una limpia en 21.0 episodios) en tres juegos, con 22 ponches y cuatro bases por bolas. Por eso ha sido el segundo abridor de San Luis, detrás del as Adam Wainwright.

"Una vez lo tuvimos aquí, lo pusimos en situaciones importantes e hizo los pitcheos", dijo Matheny acerca de Wacha.

De su parte, el joven se expresa como alguien que afrontará el próximo reto con gusto.

"Quiero la bola en situaciones grandes", manifestó el derecho. "No hay ninguna más grande que la Serie Mundial. Estoy muy emocionado de hacerlo; creo que cada muchacho en nuestro equipo quiere la bola en esa clase de situaciones".