Bud Selig

ORLANDO, Florida -- Otra tradición del béisbol está a punto de desaparecer casi por completo: el manager, con una mirada desquiciada, que sale furioso al terreno para discutir con un umpire.

En cambio, la mayoría de las decisiones en el terreno la próxima temporada podrían ser revisadas en video por umpires en Nueva York.

Grandes Ligas realizó el jueves su primera votación en un proceso de dos etapas, y aprobó de forma unánime el financiamiento para expandir el uso de la repetición instantánea en 2014. El plan es aprobar el nuevo reglamento cuando los dueños se reúnan el 16 de enero de Paradise Valley, Arizona, luego de pactar con los sindicatos de umpires y jugadores.

"Hoy dimos un paso gigante", afirmó el comisionado Bud Selig. "Esto es histórico".

Selig se opuso durante mucho tiempo a las revisiones por video, que fueron implementadas por la NFL en 1986, la NHL en 1991, la NBA en 2002 y Wimbledon en 2006. Incluso la Serie Mundial de Pequeñas Ligas empezó a usarlas en 2008.

Grandes Ligas comenzó a utilizarlas en agosto de 2008, pero de forma limitada: sólo para decidir si un jonrón en realidad superó la valla o la línea de foul.

Ahora, casi todas las decisiones pueden ser revisadas, excepto bolas y strikes, swings acortados y algunos fouls.

"Jugadas de out o safe en primera, batazos en terreno bueno o de foul por las bases, jugadas de out en las bases, todas están incluidas", comentó el director de operaciones de Grandes Ligas, Rob Manfred.

Así que no habrá más decisiones desastrosas, como la de Don Denkinger en primera base que cambió el rumbo del sexto partido de la Serie Mundial de 1985, o el error de Jim Joyce que le costó al venezolano Armando Galarraga un juego perfecto en 2010.

"Queremos tomar la decisión correcta en las jugadas, en las que realmente importan", indicó Manfred.

Manfred dijo que cuando un manager quiera apelar una jugada, le dejará saber a un umpire, y un equipo en Nueva York se encargará de revisarla y de avisarle la decisión final al umpire principal del partido.

Cada manager tendrá un máximo de dos apelaciones por partido, y si gana la apelación, no se le descontará. Si los managers se quedan sin apelaciones, los umpires probablemente podrían pedir una revisión por su cuenta.