(Koji Watanabe)

La gente que minimiza el valor potencial del as japonés Masahiro Tanaka pudiera estar viviendo en otros tiempos.

Ya hemos superado por mucho el punto en la evolución global del béisbol donde los jugadores japoneses que intentan hacer la transición al béisbol estadounidense pueden ser descartados - o incluso disminuidos. Existe una buena cantidad de ejemplos que apoyan su efectividad en la Gran Carpa.

Hideo Nomo fue el Novato del Año por la Liga Nacional en 1995, y por el resto de la década lanzó de manera efectiva.

Ichiro Suzuki pudiera estar lejos de la cima de su carrera a la edad de 40 años, pero fue un pelotero de élite por una década en Grandes Ligas - un pelotero de cuatro herramientas, hasta el punto que será un candidato legítimo al Salón de la Fama. Sí, al que está en Cooperstown, N.Y.

Hideki Matsui tuvo seis productivas campañas como un confiable productor de carreras en la parte gruesa del orden al bate.

OK, Daisuke Matsuzaka no cumplió con las altas expectativas que le acompañaban a su llegada al Hemisferio Occidental. A menudo se lesionaba, y nunca fue un completo misterio para los bateadores de Grandes Ligas. Pero Matsuzaka ganó 15 juegos para un equipo de Boston que ganó la Serie Mundial en 2007, y remató con una marca de 18-3 la siguiente campaña.

Pero más recientemente, otro serpentinero nipón cumplió de manera extraordinaria con las altas expectativas. Se trata del derecho de los Rangers Yu Darvish, quien lideró la Liga Americana en ponches la temporada pasada (277 en 209 2/3 innings). Darvish también encabezó la liga en promedio de bateo en contra (.194).

Cada caso es obviamente diferente, pero la tendencia general es que el notable éxito en el béisbol japonés se puede traducir en un notable éxito en las Grandes Ligas.

Eso nos trae de regreso hasta Tanaka, el mejor brazo que tiene Japón ahora mismo. La temporada 2013 de Tanaka fue tan buena que pareció de videojuego. El diestro tuvo foja de 24-0 y un promedio de efectividad de 1.27 para el Rakuten Golden Eagles, equipo al que guió al campeonato de la Liga del Pacífico, y al triunfo en la Serie Japonesa. Ganó su segundo Trofeo Sawamura, el equivalente en Japón al trofeo Cy young.

Esos números nos recuerdan a los que tuvo el inmortal Bob Gibson en la temporada de 1968 (22-9, 1.12). El pitcheo fue tan bueno ese año que el montículo fue rebajado subsecuentemente para darle a los bateadores al menos una pequeña oportunidad.

En el caso de Tanaka, estamos hablando de de 24-0 y PCLA de 1.27, y nos lleva a pensar qué propició tan contundente récord. Quizás la competencia no fue tan rigurosa. Pero la perspectiva por parte de los estadounidenses acerca del béisbol japonés es obsoleta, anticuada y fundamentalmente incorrecta.

Tanaka ha sido debidamente estudiado y analizado por gente apropiada. El consenso es que se trata de un lanzador considerablemente mejor que cualquier otro pitcher disponible ahora mismo en la agencia libre. Además, apenas tiene 25 años de edad. Este no es el caso de un equipo de Grandes Ligas que obtiene a un lanzador japonés cuya cima de su carrera la pasó jugando en Asia.

Un equipo de Grandes Ligas tendrá que otorgarle un jugoso contrato a Tanaka. El nuevo monto límite de posteo de $20 millones acordado recientemente por MLB y el Béisbol Profesional Nipón simplemente atraerá a mas franquicias a la guerra de ofertas. Antes de lograrse ese acuerdo las expectativas eran de que el monto de posteo por Tanaka excedería el récord de $51.7 millones que se pagó para negociar con Darvish. Con un contrato de seis años y $60 millones encima de eso, el costo total de los Rangers por Darvish fue cerca de $112 millones.

Con la nueva cuota máxima de posteo de $20-millones, el club de Rakuten recibirá mucho menos ganancias por postear a Tanaka. Pero el potencial contrato de Tanaka con un equipo de Grandes Ligas sería más grande que el pacto que Darvish recibió.

Es un riesgo para una franquicia de MLB gastar una millonada en un pitcher quien nunca ha lanzado en el béisbol organizado de Estados Unidos. Pero en este caso, ir tras los servicios de Masahiro Tanaka no representa de inicio un riesgo. Representa un camino distinto hacia una rotación mejorada.