Clint Hurdle y Neil Huntington. (Gene J. Puskar/AP)

El primero de muchos mensajes que el piloto de los Piratas, Clint Hurdle, le recalcará a su equipo en los Entrenamientos de Primavera será que el 2013 no puede ser el único año de éxito para Pittsburgh.

Debe ser el comienzo de algo especial, la primera de varias participaciones en octubre para una franquicia que ha recobrado vida.

Sin embargo, debido a la falta de actividad que han tenido en la temporada muerta, ese mensaje no ha sido respaldado por los directivos del club.

La dura realidad de los Piratas del 2013 es que el equipo sobrevivió pese a una débil ofensiva que, de hecho, fue la única en la postemporada en promediar menos de cuatro carreras por juego durante la campaña regular. Y de todas maneras los Bucaneros no han hecho mucho para mejorar ese ataque en este invierno. En ese sentido, a Pittsburgh se le puede hacer tarde.

Como rápidamente lo señalaron los aficionados de los Piratas, el vacío más grande es la inicial, pero para ser justo con el gerente general Neal Huntington y sus asistentes, no ha habido muchas alternativas para dicha posición.

Muchos notaron que Pittsburgh no estaba muy dispuesto a tratar de adquirir los servicios de Mike Napoli, la mejor opción en la agencia libre hace un año. Es de entenderse no solamente por la frecuencia con la que Napoli se poncha, ni las interrogantes en cuanto a su salud, sino porque muchos especulaban que preferiría renovar con los Medias Rojas. Y eso fue exactamente lo que ocurrió.

El cubano Kendrys Morales todavía está disponible, y por buenos motivos, ya que el equipo que lo firme tendrá que ceder una selección del draft. Las selecciones del draft amateur son obviamente la sangre vital para los clubes de mercados pequeños, aunque bajo las circunstancias correctas, muchos se atreverían a decir que no se debería dejar que una selección 25 en la primera ronda sea obstáculo para adquirir a un jugador que llenaría un hueco enorme.

Pero Morales no parece ser la solución en Pittsburgh, con lo limitado que es con el guante. El toletero no encaja en la Liga Nacional.

Aparte de eso, los Piratas tenían la alternativa de renovar con Justin Morneau, pero como lo indicaron los seguidores del equipo, eso hubiese sido solamente por su historial en vez de su desempeño reciente. Ese es el caso con James Loney y Mike Morse, quienes tuvieron una mala segunda mitad de la temporada pasada.

Por eso las críticas de una falta de acción de los Piratas en la temporada muerta no son muy severas. Es que simplemente no ha habido mucho que llame la atención en el mercado libre.

De la misma manera, el mercado de cambios no dio frutos y es de entenderse. Los gerentes generales se dieron cuenta del valor de sus prospectos al notar que los precios en el mercado libre se han ido de la mano, requiriendo de enormes gastos hasta por fichajes mediocres.

Esa situación progresará en las próximas semanas, y definitivamente antes del Día Inaugural. Y mientras eso sucede, los Piratas deben ser los más proactivos porque lo que tienen en la primera base no es aceptable.

Pittsburgh espera ver algo de la producción que Gaby Sánchez ha tenido en el pasado contra lanzadores zurdos, pero el equipo está consciente de que Sánchez no trae confianza contra el resto de los serpentineros. También sabe que es pedirle mucho al prospecto Andrew Lambo que dure y produzca en una temporada completa en las Grandes Ligas. Conectó un total de 32 jonrones entre Doble-A y Triple-A el año pasado, y al club le beneficiaría ese poder, pero los ponches son uno de sus defectos. No se puede descartar a Lambo como una clara arma para la primera base, pero tampoco se puede dar como algo seguro.

Será difícil pensar que los Piratas comiencen los Entrenamientos de Primavera sin hacer ningún movimiento para mejorar un poco su situación en la inicial. Pero a estas alturas, parece que necesitarán de paciencia y creatividad.

Hemos visto varios ejemplos de clubes -- especialmente los Atléticos -- que ganan sin un grupo de estrellas, sino que cuentan con una alineación sin vacíos notables. Pittsburgh cuenta con una establecida estrella en Andrew McCutchen, una que comienza a brillar en Gerrit Cole, otras piezas por todo el diamante y con muchos motivos para pensar que el dominicano Gregory Polanco podrá mejorar en la próxima temporada.

Pero los Bucaneros todavía tienen un hueco en la inicial y están muy conscientes de que deben mejorar su producción allí para continuar con el éxito que vieron en el 2013. Entonces, está por verse si encontrarán una solución antes del Día Inaugural.