Derek Jeter.

TAMPA, Florida, EE.UU. -- Derek Jeter dijo que 20 años en Grandes Ligas son suficientes. Pero no explicó la razón.

El capitán de los Yanquis de Nueva York contestó preguntas durante casi media hora el miércoles, una semana después de anunciar que 2014 será su último año en el béisbol profesional.

"Uno no puede hacer esto por siempre. Me gustaría", apuntó. "Hay algunas otras cosas que quiero hacer".

El día que los jugadores de posiciones se reportaron a los campos de entrenamiento, Jeter habló con la prensa en un salón detrás de las gradas de tercera base, donde el taponero Mariano Rivera anunció en marzo del año pasado que 2013 sería su última temporada. La familia Steinbrenner, dueños del equipo, se sentó en primera fila, y el manager Joe Girardi y el gerente general Brian Cashman en la segunda.

Los compañeros de equipo de Jeter, que dijeron que su decisión los sorprendió y entristeció, ocuparon las sillas detrás.

Vestido con un abrigo azul marino de los Yanquis y pantalones cortos, fue el primer acto del último capítulo de la carrera del legendario torpedero. Jeter habló sentado detrás de una mesa, casi siempre con los brazos cruzados. Sus palabras fueron al grano y sin mucha emoción, como casi todas las entrevistas que ha otorgado desde que llegó a las mayores en 1995.

"¿Intentas hacerme llorar?", soltó después de una pregunta. "Tengo sentimientos, no sufro de algún trastorno emocional. Hay sentimientos, pero creo que he sido bastante bueno a la hora de ocultar mis emociones durante todos estos años. Tengo la misma actitud todos los días".

Abierto, pero sin brillo, como ha sido durante toda su carrera.

Jeter, que cumple 40 años en junio, disputó apenas 17 partidos la temporada pasada, cuando bateó .190, con un jonrón y siete remolcadas tras lidiar con las secuelas de una fractura de tobillo que sufrió en los playoffs de 2012.

"Me tomé mucho tiempo para pensar en esto", afirmó. "He hablado mucho sobre lo decepcionante que fue el año pasado, lo difícil que fue venir al estadio cada día. Uno empieza a pensar, ¿cuánto tiempo quiero seguir haciendo esto?".

"Y déjenme decirles, esta no es una conferencia de prensa de retiro. Todavía me falta jugar una temporada. Esto es para dejarles saber que esta será mi último año. Me pareció que era el momento correcto. Llevo haciendo esto durante mucho tiempo. Esta será la 20ma temporada que juego aquí en Nueva York, y partes de 23 (temporadas) si cuentan las menores. Así que creo que lo he hecho por suficiente tiempo, y estoy ansioso por hacer otras cosas en mi vida".

Jeter fue elegido a 13 Juegos de Estrellas, ganó cinco Guantes de Oro, y ayudó a los Yanquis a conquistar la Serie Mundial en 1996, 1998-200 y 2009. El campocorto tiene promedio de por vida de .312, con 256 jonrones y 1.261 remolcadas.

"Esto no tiene nada que ver con cómo me siento físicamente", agregó. "Cuando empecé a hablar sobre esto con mi familia y amigos, todos me dijeron que me tomara mi tiempo, que no tomara la decisión basándome en lo que pasó la temporada pasada, que esperar a estar saludable y que luego tomara la decisión. Así que esto no tiene nada que ver con cómo me siento físicamente. Físicamente me siento bien, y anticipo jugar toda la temporada".