Ubaldo Jiménez.

¿Podrá un jugador cambiar el panorama de toda una división? ¿Será aquel lanzador el dominicano Ubaldo Jiménez? ¿Significará tanto para los Orioles?

La respuesta es sencilla: Sí.

Si Baltimore cuenta con el Jiménez que creen que tendrán, si cuentan con el muchacho que en ocasiones ha lucido como uno de los mejores lanzadores en la Gran Carpa, entonces sí lo será.

Si ése es el caso, los Orioles volverán a estar en plena lucha por el título del Este de la Liga Americana con los Rays, Medias Rojas y Yankees.

Por el momento, éstas serían las posibilidades: 1. Rays y Medias Rojas (sin un claro favorito); 3. Yankees; 4. Orioles. Pero es divertido saber que cualquiera de dichos equipos podría apoderarse de la cima.

La llegada de Jiménez significa que puede ser más fácil argumentar que Baltimore puede ganar la división, o al menos llegar a la postemporada.

Hasta que se supo del acuerdo entre los Orioles y Jiménez, eso era difícil, pese a Baltimore tenía varios puntos fuertes. El primero es su alineación. Es la mejor de la división y una de las mejores en las Grandes Ligas. Tiene profundidad , bateadores inteligentes y sabe cómo desgastar a los abridores.

Eso significa Chris Davis y 53 jonrones en la parte gruesa del lineup, junto a Adam Jones, J.J. Hardy, Matt Weiters y Nick Markakis. Si Manny Machado recupera la forma tras una horrible lesión en una rodilla, los Orioles anotarán suficientes carreras y jugarán una excelente defensa.

Baltimore espera que Tommy Hunter pueda reemplazar a Jim Johnson en las últimas entradas. De todas maneras los Orioles tienen varios brazos de calidad y a un dirigente, Buck Showalter, que sabe manejar muy bien el bullpen.

En cuanto a la rotación se refiere, Chris Tillman es el número uno, con el mexicano Miguel Angel González, Wei-Yin Chen y Bud Norris capaces de completar aquel grupo. Dos destacados prospectos -- Kevin Gausman y Dylan Bundy (quien se recupera de una operación Tommy John) -- se perfilan como candidatos en algún momento, además del recién firmado Suk-min Yoon.

Solamente con aquellos muchachos, los Orioles podrían competir. Pero existen interrogantes por todo el grupo de abridores. El gerente general Dan Duquette es bastante creativo y en los dos últimos años ha encontrado talento por todas partes.

La organización también le tiene mucha confianza a Showalter. Vale señalar que si tienen los suficientes brazos, Showalter sabrá cómo emplearlos. Ningún manager sabe aprovechar al máximo lo que tiene en su roster.

Jiménez trae profundidad, pero también mucho más. Posiblemente agregue calidad a esa profundidad, en que es capaz de tirar en juegos importantes en la recta final. Eso fue lo que hizo por los Indios el año pasado. Después del 2 de agosto registró 1.76 de efectividad en sus últimas 10 aperturas y en una sola ocasión no llegó a la octava entrada. Antes de eso, tuvo una aceptable marca de 8-6 con un promedio de carreras limpias de 4.18 -- pero después de eso estuvo espectacular.

En su carrera ha tenido trechos similares. En el 2010, comenzó con foja de 15-1 y 2.20 de efectividad por los Rockies. Solamente ganó cuatro de sus últimas 15 presentaciones, aunque en ocasiones se vio sólido.

Dos años después de eso, encabezó la Liga Americana con 17 derrotas y tuvo un promedio de carreras limpias admitidas de 5.40 por Cleveland. Pero la temporada pasada recuperó la forma.

Ahora tiene 30 años de edad, así que sería injusto pensar que de repente se vaya a convertir en otra clase de lanzador. Pero cabe la posibilidad de que a los 30 años, haya aprendido cómo funciona todo. Muchos lo descubren en diferentes momentos de sus carreras.

Si eso sucede, los Orioles han hecho un gran movimiento. Y posiblemente hayan hecho que la División Este de la Liga Americana sea un poco más entretenida. En la cima parece ser una lucha mano a mano entre los Medias Rojas y Rays. Los Yankees podrían tener éxito si sus veteranos se mantienen en salud y especialmente si CC Sabathia, el dominicano Michael Pineda y Masahiro Tanaka están sano y contribuyen.

Cada equipo del Este de la Liga Americana tiene serias interrogantes, aunque los Rays tienen menos que los demás. Al final, los aficionados serán los recompensados porque podrán observar a estos equipos luchar por la cima durante todo el año. Con su movimiento, los Orioles les recordaron a todos que no deben ser ignorados.