Koji Uehara

FORT MYERS, Florida -- El cerrador de los Medias Rojas, Koji Uehara, viene de tener una temporada de ensueño.

Cuando Boston aseguró el título de la División Este de la Liga Americana el 20 de septiembre, Uehara le puso punto final al juego con un ponche. Luego estuvo en la lomita para despachar a los Rays, Tigres y Cardenales con ponches en las tres rondas de la postemporada.

"Solamente trataba de conseguir el último out. Eso era lo único que pensaba", señaló Uehara. "Por supuesto, cuando salimos campeones, la alegría era inmensa".

Fue una gran manera para el derecho terminar lo que puede ser una de las mejores campañas de un cerrojero en la historia de los Patirrojos.

Sin embargo, Uehara no quiere que le regalen nada -- ni siquiera el puesto de taponero que claramente ya tendría asegurado.

"Pienso que todavía debo ganármelo", declaró Uehara. "Solamente me preparo para ganarme ese papel".

Posiblemente fue necesario un espectacular año de Uehara, acompañado por un título de Serie Mundial, para darse cuenta de que ha estado dominando a bateadores estas últimas temporadas.

Lo único que lo podría detenerlo es el tiempo. El derecho cumplirá los 39 años de edad en abril. Pero Uehara tendría el arma adecuada -- la devastadora recta de dedos separados -- para permanecer en la Gran Carpa por uno o dos años más.

"Cuando tienes un lanzamiento que es mucho mejor que el de los demás lanzadores en el juego, no creo que los años te puedan frenar", señaló el abridor Jake Peavy.

Aunque la campaña 2013 de Uehara estuvo llena de brillantes momentos, parece que el derecho no pasó el invierno celebrando su trabajo.

"Todo eso ya quedó en el pasado", dijo Uehara. "Eso no es productivo, así que no pensé mucho en eso".

¿Será justo si los Medias Rojas esperan que Uehara iguale sus estadísticas del año pasado, que incluyeron 1.09 de efectividad y un promedio de sus oponentes de .130?

"Definitivamente", manifestó el dirigente John Farrell con una sonrisa.

Pero dejando las bromas a un lado, los campeones confían bastante en que su cerrojero de nuevo pueda ser uno de los mejores en la Gran Carpa.

"Claro que su actuación fue fantástica el año pasado", indicó Farrell. "Y podemos tener en cuenta lo que logró cuando había mucho de por medio. Pero también observo lo que hizo en las temporadas anteriores y éste es un pitcher que ha tenido éxito en cada año aquí en las Grandes Ligas".

Uehara realizó el trabajo que estaban supuestos a hacer los derechos Joel Hanrahan y Andrew Bailey, quienes se lesionaron y tuvieron que abandonar la campaña temprano desde antes del Juego de Estrellas.

El nipón tuvo su primer rescate el 17 de mayo contra los Mellizos, pero fue a partir del 26 de junio cuando asumió el rol de cerrador titular y logró salvar en tres fechas seguidas. Terminó la temporada con marca de 4-1, 1.09 con 21 rescates y 13 "holds" en 73 presentaciones en las que ponchó 101 en 74.1 episodios.