Carlos Gómez. (Jim McIsaac/Getty Images)

PHOENIX - Luego de estudiar sus opciones durante toda la primavera, los Cerveceros se decidieron por el dominicano Carlos Gómez como su nuevo primer bate.

El manager Ron Roenicke había sopesado diferentes alternativas desde que los Cerveceros canjearon al japonés Norichika Aoki a los Reales en diciembre. Aoki era la elección más obvia para esa posición, un bateador zurdo que hace trabajar a los lanzadores y se las arregla para embasarse. Gómez es diferente, un bateador agresivo a la derecha quien también tiene poder.

El jardinero central se ganó el puesto de primer bate sobre el shortstop dominicano Jean Segura, el segunda base Rickie Weeks y Scooter Gennett.

"Me ha gustado lo que he visto hasta ahora, y a menos de que algo suceda en los últimos partidos de la primavera, nos apegaremos a ese plan", dijo Roenicke.

Gómez impresionó a su manager aun más el sábado, cuando se voló la barda como primer bate en contra del derecho de los Angelinos Joe Blanton.

"Como lo dije antes, no me importa dónde me pongan. Estoy listo", declaró Gómez. "Seguiré haciendo mi trabajo y continuaré siendo agresivo. No cambiaré mi enfoque. No, Ron me dijo, 'si eres nuestro primer bate, sólo sé tú mismo. Cuando eres bueno, eres agresivo. Quiero que sigas siendo agresivo'".

Segura probablemente bateará como segundo en el orden, dándole a los Cerveceros tremenda velocidad en la parte alta del lineup (Segura ocupó el segundo lugar en la Liga Nacional con 44 bases robadas la temporada pasada, y Gómez cuarto con 40 estafas). El jardinero derecho Ryan Braun, el antesalista dominicano Aramis Ramírez y el receptor Jonathan Lucroy integrarán los puestos 3, 4 y 5, con el jardinero izquierdo Khris Davis, el primera base (Mark Reynolds o Lyle Overbay) y el segunda base (Gennett y Weeks probablemente se alternaran) llenando el resto de la alineación.

Gómez viene de tener el mejor año de su carrera en el que lideró a los Cerveceros en dobles (27), cuadrangulares (24), extrabases (61), bases totales (271) y porcentaje de slugging (.506). Igualó con Aoki en el liderato del club con 80 carreras anotadas e impuso marcas personales con un promedio de bateo de .284 y promedio de embasase de .338, 44 puntos más que su promedio previo de por vida.

Roenicke confirmó que instó a Gómez a no cambiar su enfoque para intentar "encajar" en el puesto de primer bate.

"Siempre siento que debería decirle algo, y luego ves cómo el jugador reacciona", expresó Roenicke. "Si ves que toma un enfoque diferente, entonces pudieras tener que hacer un cambio".

Cuando se le preguntó el sábado qué es lo que le gusta de Gómez como primero en el orden, Roenicke sonrió y dijo, "ayer".

Los Cerveceros enfrentaron a los Rangers en Surprise, Arizona, el viernes, y Gómez abrió el juego con un batazo de línea que pasó como rayo por encima del antesalista dominicano Adrián Beltré.

"Creo que esa es una manera contundente de iniciar un partido", destacó Roenicke. El lanzador de la oposición tiene que ser cuidadoso porque todavía no ha entrado en ritmo. Usualmente es con el primer bateador con quien tienen el peor comando".