Joe Maddon. (AP)

Es posible tener un mejor mes de abril que el que han tenido los Rays este año. Pero quizás no haya un capataz que sepa lidiar mejor con semejante situación.

Desde el 2008, los Rays han hallado el éxito en el Este de la Liga Americana, compensando lo que carecen en nómina y fanaticada con astucia, química y un pitcheo profundo.

No es nada sorprendente que el manager del club, Joe Maddon, se niegue a poner como excusa la ausencia de tres de sus abridores - Matt Moore, Alex Cobb y Jeremy Hellickson - quienes se encuentran lesionados. Maddon no hubiese aceptado reemplazar a Lou Piniella como dirigente si le temiera a los retos y ha sido recompensando por su estilo paternal y original con cuatro pases a la postemporada en las últimas seis temporadas.

Si Maddon hubiese querido, hace tiempo hubiera conseguido empleo con una de las franquicias más poderosas de Grandes Ligas. Pero le encanta el proyecto del dueño de los Rays, Stuart Sternberg, el presidente del club, Matt Silverman, y el vicepresidente ejecutivo de operaciones de béisbol, Andrew Friedman. Maddon ve oportunidades donde los demás sólo ven dificultades.

Este año, con marca de 11-16 para iniciar la temporada, una rotación diezmada por las lesiones y refuerzos que aún no han llegado, Maddon tiene una oportunidad de hacer magia de verdad.

Como suelen hacerlo, los abridores decidirán el destino de los Rays.

"Lo único que estoy dispuesto a reconocer es que a este juego se le podría llamar 'pitcheo' en lugar de 'béisbol'", dijo Maddon con respecto a la vulnerabilidad de su equipo ahora mismo. "En estos momentos, no contamos con el pitcheo al que estamos acostumbrados. Eso ha sido gran parte de nuestro éxito, la parte principal. Tenemos que lograr que el grupo de pitchers que estamos utilizando ahora mismo lance más a la altura de sus capacidades que hasta la fecha. Creo que si conseguimos eso, podremos jugar a un nivel mucho más alto".

Bajo el mando de Maddon, los Rays acostumbran a terminar fuertes. En cada una de las últimas tres campañas, han ganado 17 partidos o más en el mes de septiembre. En el 2011, ganaron sus últimos cinco compromisos y remontaron un déficit de cuatro juegos debajo de los Medias Rojas restando 12 partidos en la temporada regular.

Según Maddon, los Rays han podido terminar fuertes gracias un sólido pitcheo abridor que les ha permitido mantener descansado el bullpen cuando los cuerpos de relevistas de otros equipos se han desgastado. Pero los abridores de Tampa Bay se encuentran en el undécimo lugar en la Liga Americana con una efectividad colectiva de 4.51 y el décimo lugar en entradas de labor ahora misma.

Moore tuvo que someterse a una cirugía Tommy John después de hacer apenas dos aperturas. Hellickson, quien fue operado en febrero para removerle tejidos sueltos en el codo, y Cobb, quien se lesionó del costado izquierdo tras lanzar siete entradas en blanco en Cincinnati el 12 de abril, están tirando de nuevo y podrían volver dentro de un mes o seis semanas.

Mientras tanto, Maddon espera que haya pocos partidos como el del domingo, cuando el as David Price perdió ante el novato Scott Carroll de los Medias Blancas, quien hacía su debut de Grandes Ligas, o como el del lunes, cuando el novato de Tampa Bay, Jake Odorizzi duró apenas 4.1 innings.

Maddon cree que hasta ahora la suerte no ha estado del lado de su equipo. Pero no lo escucharemos quejándose de eso, ni de nada.

"Creo firmemente que hay que ganar las batallas de pulgadas y a veces las pulgadas están en tu contra", dijo Maddon. "Seguirán en tu contra si te das por vencido o te haces la víctima y todo eso. Si afirmas que creemos en esto, que vamos a seguir trabajando en lo que hacemos, el péndulo vuelve de tu lado. Eso es lo que yo espero suceda. Tengo plena confianza".

Lo dice con sinceridad.