Jean Machí y Juan Carlos Gutiérrez.

PHOENIX - Durante la tercera semana de febrero, a pocos días de haber iniciado los entrenamientos de primavera de los Gigantes, Jean Machí se sentó a hablar con sus compatriotas y compañeros en el bullpen de San Francisco, Juan Carlos Gutiérrez y Yusmeiro Petit.

¿Cuál fue el mensaje primordial de dicha conversación? Que los tres, que andaban juntos siempre en Scottsdale, Arizona, se colaran en el equipo grande para el arranque de la temporada regular.

"Gracias a Dios se dio ese hecho", le dijo Machí a LasMayores.com durante la serie del fin de semana entre San Francisco y los Diamondbacks de Arizona. "Aquí estamos, ayudando al equipo donde uno puede".

Así mismo es. Son pocos los que pudieron haber pronosticado el aporte de Machí y Gutiérrez-compañeros en el Magallanes que representó a Venezuela en la última Serie del Caribe (el primero como lanzador de Navegantes, el segundo como refuerzo) en el 2014.

Machí, después de varios años de tropezones y un largo camino en liga menor entre cuatro organizaciones, ha llegado a brillar a nivel de Grandes Ligas a sus 32 años con estos Gigantes. Y Gutiérrez, invitado a los entrenamientos sin estar en el roster de 40, impresionó a todos durante la Liga del Cactus con su velocidad y comando a dos años y medio de haberse sometido a una cirugía Tommy John en el codo derecho.

Con un control y un comando de la recta que jamás había exhibido antes del año pasado, Machí lleva marca de 5-0 con efectividad de 0.29-la mejor de Grandes Ligas entre los lanzadores que han tirado al menos 20.0 entradas. El oriundo de El Tigre cumplió un papel clave por los Gigantes ante la ausencia del dominicano Santiago Casilla, quien estuvo fuera por lesión durante un tiempo en esta temporada.

Ahora, formando parte clave de un bullpen sumamente profundo en San Francisco, Machí no quiere aflojar.

"El futuro de uno es el trabajo", dijo. "Trabajar duro todos los días. Creo que eso es lo que me ha mantenido saludable.

"Dios me tocó la puerta de mi casa y me dio esa oportunidad de estar ahora aquí con el equipo grande. Para no defraudar al equipo, creo que uno trata de trabajar todos los días 100%".

EL LARGO CAMINO DE GUTIÉRREZ
Después de sentir dolores en el brazo durante la mayor parte del 2011 como integrante de los Diamondbacks, Gutiérrez fue operado para reconstruirle el codo de lanzar en septiembre de dicho año.

Durante su recuperación, los Reales de Kansas City le dieron la oportunidad de volver a las Grandes Ligas, pero primero hubo un período difícil para el derecho a nivel de liga menor de los "Monarcas". Un buen invierno en Venezuela en el 2012-13 con Leones del Caracas convenció a la gerencia de los Reales a mantenerlo en sus filas y, a su regreso a la Gran Carpa, no lanzó mal (efectividad de 3.38 en 29.1 innings).

Sin embargo, Kansas City decidió poner al oriundo de Puerto la Cruz en asignación a mediados del año pasado. Reclamado en waivers por los Angelinos, Gutiérrez tuvo promedio de carreras limpias de 5.19 en 26 juegos al final del 2013 por el equipo de Anaheim, que durante el invierno no le ofreció contrato para el 2014.

Durante todo ese tiempo, desde la cirugía hasta el camino difícil hacia un regreso a las Grandes Ligas, Gutiérrez tuvo que someterse a un proceso bien difícil y bien conocido por los que han tenido una operación Tommy John.

"Cuando me operé, me olvidé de pelota e incluso no veía los partidos de ningún tipo de liga", reveló el diestro. "Me enfocaba en regresar sano y más maduro. Tuve el apoyo de mi familia, que estuvieron ahí conmigo, apoyándome. No me dejaron caer. Siempre me decían que trabajara duro y que yo nací para esto y que esto era para mí…que luchara".

Dicha lucha terminó en otra temporada con Leones en Venezuela y la oferta para participar en los entrenamientos de los Gigantes. Fue una competencia bien fuerte en la pretemporada para quedarse en el equipo grande, pero el manager Bruce Bochy citó la velocidad de 95 millas por hora y el buen slider de Gutiérrez como motivo para mantenerlo en las filas de San Francisco.

"Abrí muchos ojos desde que llegué al Spring Training", afirmó Gutiérrez. "Solamente llegué como invitado pero fui con el propósito de ayudar al equipo y estar en el equipo".

En lo que va de la presente campaña, Gutiérrez lleva marca de 1-2 con efectividad de 3.48 en 31 juegos y 33.2 episodios. Ha lanzado en blanco en 11 de sus últimas 12 presentaciones-sólo un partido de cuatro limpias permitidas en 0.2 entrada el 15 de junio ha empañado dicha racha.

"Estoy contento con mi trabajo y contento con la oportunidad que me dio San Francisco, que confió en mí", expresó Gutiérrez. "Gracias a Dios pude hacer lo que ellos esperaban y espero seguir haciendo esto".

Gutiérrez se ve mucho más esbelto ahora que durante sus años en Arizona entre el 2008 y el 2011. El venezolano atribuye eso y sus éxitos de esta temporada a una nueva madurez que adquirió después de operarse.

"Después de la operación maduré mucho como pelotero", relató. "Eso me obligó a trabajar más, ya que yo era el tipo de pitcher que me conformaba con lo que hacía, nada más pitchar. No trabajaba suficiente para estar siempre sano.

"A medida que me operaron, yo me di cuenta de que trabajar y hacer las pequeñas cosas que se necesitan para jugar béisbol hacen falta y te ayudan. La verdad es que eso me ha ayudado mucho".

De su parte, Bochy está en su primera temporada viendo lanzar de cerca a Gutiérrez, y también en su primera campaña completa con los servicios de Machí. Hasta ahora, han sido aportes bien positivos y que poca gente veían venir.

"Han hecho todo lo que esperábamos, y quizás un poco más", expresó Bochy. "Han hecho un tremendo trabajo en sus roles. Ese fue uno de los motivos por los que tuvimos un gran inicio (de la temporada).

"El bullpen realmente ha sido bueno. Esos muchachos han hecho un buen trabajo".