Jeurys Familia. (AP)

PITTSBURGH - El cambio de Jeurys Familia de un lanzador de poder y muy errático a un preparador sólido le ha ameritado al dominicano muchos elogios de parte de su manager en los Mets, Terry Collins.

"He estado cerca de muchos lanzadores jóvenes, pero creo que nunca he visto un paso tan grande hacia adelante", dijo Collins acerca del derecho de 24 años. "Se ponen cómodos, obviamente…pero hubo un momento en abril en que se preguntaba si él podría quedarse aquí. Y ahora se ha puesto en posición para tener que estar en cada juego cerrado".

En abril, Familia tenía a Collins y al resto del cuerpo de coaches de los Mets preguntándose si el quisqueyano podía seguir en el equipo grande, luego de permitir cinco carreras (cuatro limpias) en sus primeras cuatro presentaciones y cargar con la derrota en dos de ellas.

Pero en el transcurso de la temporada, Familia ha progresado de manera contundente.

El diestro ha permitido una sola limpia en sus últimos 12 juegos y 13.0 entradas. En ese lapso ha ponchado a 12 bateadores, ha dado una sola base por bolas, lleva efectividad de 0.69 y tiene WHIP (bases por bolas más hits por inning lanzado) de 0.615. Además, en ese trecho la oposición le batea .156 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .391.

Familia lleva 9.0 ceros consecutivos y ha mejorado su promedio de carreras limpias en la temporada de 2.18, luego de tener 5.19 a partir del 25 de abril.

"Ahora mismo, (el manager y el cuerpo de coaches) confían en mí", dijo Familia. "Cada vez que salgo a tirar, trato de hacer lo mejor que pueda y hacer mi trabajo".

El sábado, Familia preservó una ventaja de dos carreras de los Mets al tirar innings perfectos en el séptimo y octavo, utilizando apenas 12 pitcheos-nueve para strike. En 38 presentaciones este año, el dominicano ha dado 15 bases por bolas, pero sólo cinco de ellas han sido en sus últimos 22 juegos. Collins afirma que un mejor comando ha marcado "una gran diferencia".

"Cuando tienes esa clase de brazo de poder, todo el mundo quiere que ponches a los bateadores", dijo Collins. "Le encanta ver el ponche. Creo que él está empezando a entender la clase de lanzador que es. Hay tanto movimiento en su recta que va a provocar los rodados y no habrá contacto sólido. El juego va a ser mucho más fácil con esos outs con dos pitcheos".

En las últimas tres semanas, Familia y su compatriota Jenrry Mejía se han convertido en un 1-2 formidable en el bullpen de los Mets. En sus últimos siete partidos, Mejía ha concedido una sola carrera en 8.1 entradas. El cerrador de Nueva York también ha tenido su cuota de problemas en el 2014, pero él y Familia se han combinado para registrar efectividad de 0.98 desde el 10 de junio-y los Mets esperan que continúe esa tendencia.